Últimas publicaciones

¿Qué es una palabra patrimonial o popular?- Por Juan V. Romero

Una palabra popular o patrimonial es un término que pasa a formar parte del caudal léxico de una lengua por vía oral, por evolución fonética de la voz en la que tiene su origen (étimo); la lengua latina en el caso del castellano.

El castellano, como todas las lenguas romances, es el resultado de la evolución del latín vulgar o latín hablado, de la lengua que se hablaba en la calle por colonos, soldados y población autóctona en los distintos territorios que conformaban el Imperio Romano. La lengua va pasando de generación en generación y en ese devenir las palabras  evolucionan fonéticamente (siguiendo las llamadas leyes de evolución fonética, objeto de estudio de la disciplina lingüística conocida como fonética histórica o diacrónica) hasta acabar diferenciándose formalmente de los términos latinos que les dieron origen.

COMPARĀRE>comprar

DELICATUS>delgado

SOLĬDUS>sueldo

HOSPITĀLIS>hostal

 En ese lento camino de siglos la palabra también acaba adoptando un significado distinto del que inicialmente tenía el étimo latino (FORANEUS ´extraño, foráneo`>huraño), si bien de algún modo relacionado, «previsto» en muchos casos en ese étimo, en alguno de los distintos sentidos con que este cuenta, como tenemos ocasión de comprobar en el estudio de dobletes que llevamos a cabo en este blog.

Cuando concluye ese largo peregrinar, cuando ya no podemos reconocer esas palabras, ni en la forma ni en el significado, como estrictamente latinas, se impone hablar de una nueva realidad lingüística: un dialecto que andado el tiempo acabará constituido (o no: no entramos ahora a considerar el tema de la diatopía, materia de estudio de la dialectología) en lengua propia. En nuestro caso, el castellano, que, de resultas de la absorción de los dialectos periféricos (astur-leonés y navarro-aragonés) consumada en el siglo XIII y de la posterior expansión por la mitad sur de España, por Canarias y por los territorios americanos, con la consiguiente incorporación de muchas de sus peculiaridades  lingüísticas,  acabará deviniendo en la lengua española por antonomasia.

Las palabras populares conforman, junto con  los cultismos, lo que conocemos como doblete léxico.

Hablamos de doblete léxico cuando dos palabras de una lengua están unidas por un origen común. Ese origen, conocido como étimo, es, en el caso de la lengua española, una palabra latina. Los dos términos que derivan de ese étimo o palabra-origen se conocen como palabra patrimonial o popular y cultismo.

COMPARĀRE>   comprar

                                  comparar

DELICATUS>     delgado

                                delicado

Mientras que por regla general las palabras patrimoniales desarrollan un sentido distinto (si bien de algún modo relacionado) al del étimo latino, los cultismos normalmente nos llegan con el sentido que este tenía (también con su forma, adaptada mínimamente a la fonética y a la morfología de nuestra lengua).

SOLITARIUS ´solitario, hombre que vive alejado de los demás`

     Soltero ´que no está casado` (DRAE, 2001)

     Solitario ´solo (‖ sin compañía)` ´retirado, que ama la soledad o vive en ella` (DRAE, 2001)

 Además, las palabras patrimoniales suelen  responder a necesidades designativas concretas, propias por ejemplo de la vida material de la sociedad, en tanto que los cultismos cubren campos semánticos más abstractos (ideas, creencias, sentimientos…)

Sueldo ´remuneración regular asignada por el desempeño de un cargo o servicio profesional` (DRAE, 2001)

Sólido  ´firme, macizo, denso y fuerte` (DRAE, 2001)

En nuestros días, las palabras populares tienen un uso más limitado que los cultismos. Esto ocurre por la referida especificidad que presentan, frente al sentido más genérico o amplio de los cultismos. Muchas palabras populares, por reflejar la realidad material de épocas pasadas han acabado desapareciendo de la variedad estándar de la lengua:

COLUMNA> colonda ´pie derecho, poste, especialmente de un tabique` (DRAE, 2001)

                          columna ´soporte vertical de gran altura respecto a su sección transversal` (DRAE, 2001)

Para constatar el menor uso de las palabras populares frente a los cultismos (en el contexto de un doblete léxico; en el marco general de la lengua, las palabras patrimoniales, derivadas del latín, constituyen el grueso del caudal léxico del español) solo tenemos que recurrir a la completa base de datos que constituye el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA), de la Real Academia. Así, mientras los testimonios del cultismo columna ascienden a 4613 casos entre 1987 y 2002, los de la palabra popular se limitan, en esos mismos años, a 0. El ejemplo propuesto constituye, obviamente, un caso extremo, pero marca una tendencia: el creciente retroceso en la comunidad hablante de las palabras populares frente a la paulatina consolidación de los cultismos.

Juan Vicente Romero

Director del Proyecto de Investigación Estudio y difusión del patrimonio de dobletes léxicos de la Lengua Española

Copyright © 2014 Las dos vidas de las palabras. Todos los derechos reservados.

 

¡Déjame un me gusta!
    Sobre Juan Vicente Romero (99 Articles)
    Barcelona, 1974. Licenciado en Historia (UB). Licenciado en Filología Hispánica (UAB/UNED). Lexicólogo e historiador de la lengua. <a href="//plus.google.com/+JuanVicenteRomero?rel=author”">Juan Vicente Romero</a>

    2 Comments en ¿Qué es una palabra patrimonial o popular?- Por Juan V. Romero

    1. Una pregunta Juan, entonces palabras como Twitear , Frico o Friko (no recuerdo bien como se escribe) que son palabras que al parecer la Real Academia recién ha introducido al diccionario podrían considerarse palabras patrimoniales; y como éstas, muchas que han derivado del uso cotidiano gracias a las nuevas tecnologías (redes sociales).

      • Gracias, Gonzalo, por tu aportación. Contestando a tu pregunta, decirte que las palabras patrimoniales son exclusivamente aquellas que, por evolución fonética, derivan del latín. Son el grueso del caudal léxico de nuestra lengua. Las palabras a las que te refieres, de reciente incorporación en el DRAE, son usos finalmente sancionados por la Academia, después de varios años “de pruebas” en el seno de la comunidad hablante. La Academia, en ese sentido, es una institución necesariamente conservadora, por su condición de ente normativo y prescriptivo. Digamos que no puede permitirse el error (aunque en ocasiones cae en él) de incorporar voces al albur de la moda. ¿Qué “imagen” daría si incorporara un término que al cabo de los años, pongamos en el momento de la publicación de la siguiente edición del Diccionario, ya ha caído en desuso? ¡Un abrazo!

    2 Trackbacks & Pingbacks

    1. AFEITAR, AFECTAR- Doblete léxico | Las dos vidas de las palabras
    2. LEAL y LEGAL- Doblete léxico | Las dos vidas de las palabras

    Deja un comentario

    %d personas les gusta esto: